11 de septiembre de 2008

LA COCINA TOSCANA

La gatronomía toscana ofrece una cocina y una variedad de vinos como ninguna en Italia. Para los toscanos comer es una pasión que comparten con los visitantes. Su cocina es mucho más que pizza y pasta, gira en torno a los recursos gastronómicos autóctonos como verduras, caza, castañas, legumbres, jamón, quesos, verduras, sopas, pastas, salamis, carne, setas, trufas blancas y un excelente aceite de oliva, del que existen mas de 40 variedades. Las alubias son uno de los alimentos básicos de la región y otros italianos todavía llaman peyorativamente a los toscanos mangiafagioli (comedores de alubias).
La comida italiana, y también la toscana, suele comenzar con unos entrantes o antipasti, que literalmente significa antes de la comida. Entre los entrantes que ocupan un lugar privilegiado en la gastronomía toscana, destacan los embutidos con una gran diversidad de jamones y salamis. Aparte del clásico prosciutto (jamón crudo), son típicas las salchichas de jabalí (cinghiali), y la finocchiona, que es un embutido similar al salchichón aromatizado con granos de hinojo.
Otros antipasti de la Toscana son los crostini y la bruschetta. Los crostini son una tostada fina y crujiente untada con pasta de aceituna, pate de hígado de pollo, de bazo de vaca picado o de trufa blanca. La bruschetta es una rebanada de pan tostado al horno sobre la que se puede poner casi de todo. Se diferencian por el tamaño, mientras que los crostini son pequeños, de una rodaja de pan tipo barra, la bruschetta se elabora con una rebanada de pan casero de mayor tamaño.
En la Toscana los primeros platos no incluyen la pasta con tanta frecuencia como en otros lugares de Italia. El primer plato (il primo piatto) suele ser sopa como la minestrone (con jamón o verduras), la zuppa di fagioli (sopa de alubias) y la ribollita, que literalmente significa recocida. Es un puchero que los campesinos preparaban con alubias y hortalizas de temporada, para recalentarlo y volverlo a comer en días sucesivos durante la semana.
Otro primer plato muy habitual es la pappa al pomodoro (sopa de pan y tomate), la pasta con marisco o trufas, y los pappardella alla lepre (tallarines anchos y planos con salsa de liebre).
Los segundos platos (i secondi piatti) están elaborados principalmente a base de carne o pescado. El plato más conocido de la Toscana y rey indiscutible de los segundos platos es la bistecca alla fiorentina (bistec a la florentina), que debe quedar sangrante. Además del bistec, Florencia ofrece otra especialidad como la trippa alla Fiorentina (callos con tomate), más suaves que los españoles.
El pan típico toscano es sin sal (sciocco), que armoniza bien con cualquier plato. Las verduras como guarnición (contorni) o la ensalada (insalata), se sirven aparte.
Los postres, además de dulces (dolci), pueden incluir fruta o queso (formaggio). La Toscana no tiene una gran tradición de dulces, por lo que destacan los postres típicos italianos, como los helados, de fama mundial, y el tiramisu. Muchos italianos pasan por una heladería (gelateria) en su paseo después de la comida en vez de tomar un postre.
Las especialidades regionales son el panforte de Siena, una especie de turrón elaborado con almendras, nueces, miel y especias, y los cantucci, pequeñas galletas de almendras, similares a las perronillas, que se toman mojadas en vinsanto (vino dulce toscano).
Aunque los turistas terminamos la comida o cena con un café con leche (caffé latte) o cappuccino, los italianos finalizan la comida con una taza de caffé espresso muy concentrado. Ellos sólo toman cappuccino en el desayuno.
GELATERIA DE PIAZZA DELLA FAMIGLIA DONDOLI
La mejor de San Gimignano. Sabores naturales y agradables, servidos en el punto de congelación adecuado, con una textura suave y uniforme que se funde en la boca. Este heladero forma parte del equipo italiano campeón del mundo de Heladería.
RISTORANTE LE VECCHIE MURA
Instalado en unas cuadras reconvertidas que estaban dentro de las murallas de San Gimignano. Además tiene una terraza con unas vistas impresionantes del paisaje toscano. Un restaurante excelente con una relación calidad-precio fantástica.
En la foto aparece un plato de crostini y bruschette, que tomamos como antipasti (entrantes). El otro es trippa alla Fiorentina (callos a la Florentina), parecidos a los típicos españoles de cerdo, pero eran de ternera y mucho más suaves.
RECETA DE LA BRUSCHETTA DE TOMATE Y QUESO DE CABRA
La bruschetta es una rebanada de pan tostado que se puede combinar casi con cualquier ingrediente, por lo que existen muchas variedades. La receta que aparece en el video es una bruschetta de tomate y queso de cabra.
Receta para 4 personas:
Parte 8 tomates por la mitad y colócalos en una fuente de horno. Mezcla en un bol tomillo, 2 cucharadas de aceite de oliva y 1 cucharada de vinagre balsámico. Vierte esta mezcla sobre los tomates y ásalos en el horno durante 30 o 35 minutos a 200 º C, hasta que los tomates empiecen a derrumbarse.
Por otro lado tuesta las rebanadas de pan en el horno o en una tostadora, úntalas con el queso de rulo de cabra y coloca encima dos mitades de tomate. Por último, vierte encima un chorrito de aceite de oliva y sirve la bruschetta de tomate y queso de cabra acompañada de unas hojas de ensalada.

1 COMENTARIOS:

Juan Pablo Gutierrez dijo...

callos a la fiorentina?!?!....salchichas de jabali!?!?...bazo de vaca?!?!?.....pero donde has estado?....
a la vuelta te habras recorrido todas casetas para quitarte el sabor de boca de la liebre...puaggg!....jeje.....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...