3 de abril de 2008

LA GRAN MACARRONADA

Comentario dedicado a Laura y Fabi (grandes anfitriones y cocineros, junto a Chocolatito), y a todos los participantes en la Primera Edición de la Gran Macarronada, que por supuesto debemos repetir a partir de ahora. Tampoco me olvido de Fama, los videos de boda, Pancho y Verano Azul, que nos hicieron pasar un rato “amazing”.

El origen de la pasta es muy debatido. Los chinos afirman que ellos fueron los primeros en mezclar la harina con el agua, y se atribuye al veneciano Marco Polo el merito de llevar en el siglo XIII esta pasta a Italia desde la lejana China. Pero otros historiadores afirman que fue un invento de los etruscos, pueblo de la Italia prerromana.
Sea esto o no cierto, la pasta lleva ingredientes tan sencillos que se pudo originar en distintos lugares y épocas. En conclusión, es un alimento espontáneo que no tiene un inventor concreto. Lo que no se puede negar es que los italianos se han encargado de darla a conocer en el mundo y de explotar todas las posibilidades de la pasta.
En España sin embargo es incuestionable que fueron los árabes quienes la dieron a conocer. Las dos pastas más antiguas que se citan en las lenguas hispánicas son la aletría, palabra árabe, y el fideo, mozárabe, que vienen a ser dos maneras de describir la misma cosa.
La pasta es un alimento sencillo elaborado con sémola de trigo y agua que se puede dejar secar, o comerse fresca. Esta clasificación básica sólo distingue entre pasta seca o fresca, pero hay tantas formas y tamaños que seria imposible señalar todos los tipos en que se presenta la pasta. Por cierto, el mito de que la pasta engorda es falso, no es un alimento de muchas calorías y lo que engorda realmente son las salsas y aderezos con los que se acompaña.
En cuanto a los macarrones (maccheroni en italiano), son uno de los tipos de pasta más consumidos en las cocinas españolas. Mientras que otras variedades de pasta, como por ejemplo los gnocchi, no han sido traducidas, los macarrones tienen su adaptación dentro de la lengua española.
Los macarrones (maccheroni) son una pasta tubular estriada o lisa, hueca y de diversos grosores y tamaños. Si aparecen estriados, reciben el nombre de rigatoni. Se llaman plumas (penne) a los macarrones cortados con las puntas en diagonal, y si son plumas ralladas reciben el nombre de penne rigati.
MACARRONES SALTEADOS
Aunque esta receta tiene prácticamente los mismos ingredientes que los macarrones gratinados, el aspecto y el resultado de son muy diferentes. En lugar de introducir los macarrones en el horno, se saltean con una salsa de tomate picante y con el queso, que se funde en la salsa dándole una consistencia cremosa.
Para elaborar el plato saltea a fuego lento en una sartén ancha con 3 cucharadas soperas de aceite de oliva 1 cebolla pequeña picada muy fina y 1 guindilla seca sin semillas cortada en rodajas finas, removiendo de vez en cuando hasta que la cebolla quede transparente.
Añade 500 g de tomates maduros pelados picados muy finos sin semillas, sazona, y cuece todo durante 15 minutos a fuego muy lento. Incorpora 100 g de queso de oveja poco curado rallado fino y mantenlo a fuego lento, removiendo continuamente hasta fundirlo y reservar. La salsa es la que debe esperar a la pasta y no al contrario.
Por otro lado cuece el tiempo indicado en el envase 300 g de penne rigate (plumas ralladas) en un recipiente alto y sin tapar con abundante agua hirviendo (1 litro de agua por cada 100 gramos de sal).
Para que la pasta quede en su punto y al dente (al diente) tienes que seguir las instrucciones de cocción de los envases. La pasta al dente está tierna pero consistente, ofrece cierta resistencia al masticarla y se nota el interior un poco duro, aunque esto no significa retirarla a media cocción sin hacer y con sabor a harina cruda.
Como norma general la pasta debe cocerse en el ultimo momento. Si esto no es posible, una vez escurrida mezcla la pasta con una cucharada de aceite para evitar que se pegue.
A continuación escurre muy bien la pasta, ya que si queda empapada en agua pierde su gusto y no se mezcla con la salsa. Por ultimo saltea la pasta con el sofrito en una sartén a fuego medio, removiendo con una espátula hasta impregnar la pasta con el sofrito. Sírvela inmediatamente y a disfrutar, recuerda que los comensales siempre deben esperar a la pasta y nunca al revés.
Por cierto, una última puntualización, la pasta, aunque se crea lo contrario, no es un plato de comida rápida.

1 COMENTARIOS:

el que se ríe como tú dijo...

mmmhhhh que ricos, muy bien explicado y hasta con consejos, olé.
Por cierto, dónde me clasificas los gnocchi, en pasta???, que cosas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...